puntos calados alc rochet.jpg

A la hora de diseñar una prenda tejida, los puntos calados son una opción muy recomendable, ya que los tejidos realizados con puntos sin calados, suelen ser muy compactos.

Esto hace que muchas veces resulten incómodos y pierdan un poco de movilidad. Estos estilos de puntos son los más usados para confeccionar fundas de almohadones, sillones o frazadas, justamente por su textura rígida y resistente.

En cambio los puntos sin calados, son más utilizados en la confección de prendas de vestir, dado que presentan los mismos diseños en las tramas pero con la introducción de algunos espacios abiertos. Las técnicas para realizar este tipo de tejidos son el punto cadeneta, mediante la inserción de varias varetas cruzadas, lo cual hace que aparezcan agujeros pequeños a lo largo de la tela.

Son fantásticos para confeccionar faldas, camisolas, chales o blusas, ya que otorgan un aire muy romántico y original, por su parecido con las telas de encaje. Algunos diseños de puntos calados a crochet más conocidos son las margaritas, el mosaico, los hexágonos y los mini hexágonos.