manteles al crochet.JPG

Los manteles tejidos al crochet son un elemento muy elegante para vestir las mesas de la casa. Generalmente, dada su belleza, estas carpetas tejidas a ganchillo, suelen utilizarse en las salas más importantes de los hogares, para que puedan lucirse mejor.

Existen diversos diseños de tejido, técnicas de punto, tipos de hilos, tamaños y colores para los manteles tejidos al crochet. Suelen ser accesorios del hogar muy requeridos por las amas de casa, y es por ello que muchas han optado por confeccionarlos ellas mismas.

Quien desea fabricar en su hogar un hermoso mantel tejido a ganchillo, debe saber que necesitará, antes que nada, una aguja del tamaño acorde al espesor del hilo que vaya a utilizar, y la cantidad de hilo necesaria para el mantel. Una vez reunidos los materiales básicos, habrá que elegir el punto y las variantes o relieves con que se decorará el tejido.

Para eso, lo más recomendable es, para las principiantes, comenzar los primeras diez vueltas del tejido en punto cadeneta simple hasta terminar. Luego, intercalar siete puntos de relieve alto, tejer veinte cadenetas y volver a tejer siete puntos de relieve y así sucesivamente hasta terminar la vuelta.

De esta manera, se formarán cuadrados de lados de siete centímetros cada uno, un detalle que quedará muy original en los manteles y que son muy apropiados para quienes recién se inician en el arte del tejido.