chalecos al crochet.jpg

Apenas terminan las temporadas de frío, las mujeres deben pensar en renovar sus vestidores. Para eso no hay nada mejor que elegir prendas más frescas, pero que también abriguen en las mañanas de primavera o en días en que el calor no es tan intenso.

Los chalecos tejidos al crochet son ideales para esas épocas, ya que además de ser elegantes, nunca pasan de moda. La labor al ganchillo en prendas de dama ofrece la posibilidad del uso de distintos tipos de puntos, con el fin de lograr telas más compactas o con más orificios que otras.

A la hora de elegir los colores, si se usarán en temporadas estivales o durante la primavera, hay una infinidad de tonalidades que son las indicadas, como la gama de los rosados, amarillos, verdes pasteles, celestes, beiges o blancos y, un detalle a tener en cuenta, es optar por los tonos más claros.

Pero los chalecos tejidos al crochet también se pueden llevar durante los tiempos más fríos, como invierno u otoño, sobre camisas o poleras, con colores como negro, marrón o azulado. Estas prendas no abrigan demasiado pero suelen ser un complemento importante para los trajes de noche, como también para combinar con pantalones de jeans durante el día.

Otras lindas ideas para que tengan un toque más original, es decorar los chalecos con aplicaciones de cuero, hilos brillantes, canutillos o piedras de colores. Las variantes son muchas y sólo es cuestión de pensar cuál es el diseño más apropiado.