ponchos tejidos a mano.JPG

A la hora de renovar el vestuario de invierno, una opción muy apropiada para lograr un estilo extravagante y original, es la de los ponchos tejidos a mano.

Este tipo de prendas suelen ser muy adecuadas para combinar con jeans, pantalones de vestir y hasta polleras. En caso de que los ponchos sean de lana gruesa, se pueden usar para días de intenso frío, sobre una chaqueta o sobre un saco, lo que permitirá no llevar esos pesados abrigos o sobretodos.

Los ponchos tejidos que más se usan son los de no más sesenta centímetros de largo, pero cada modelo irá de acuerdo a los gustos de cada mujer. Se pueden hacer de varios colores y tipos de lanas, con las técnicas de dos gujas o con las de tipo crochet o ganchillo. En el caso de utilizar dos agujas, el punto más adecuado es el elástico de dos en dos, es decir, dos puntos hacia arriba y dos hacia abajo.

Para ello es preciso unir dos triángulos medianos, dejando un espacio libre de de unos veinte centímetros, aproximadamente, para permitir que pase la cabeza con comodidad. Si se desea hacerle un cuello, es necesario colocar al menos cincuenta puntos en la aguja y tejer unas treinta filas. Para una bella terminación, colocar flecos o pompones en las puntas es un muy elegante detalle.

También se pueden colocar cadenitas o flores tejidas al crochet.